Inicio ACTUALIDAD Según Libre:  Diálogo verdadero es solo entre la Alianza de Oposición y...

Según Libre:  Diálogo verdadero es solo entre la Alianza de Oposición y Juan Orlando Hernández

238
0
Compartir

• La coordinación mostró su malestar mediante un comunicado ya que hoy después de varias semanas en inactividad, se reactiva el pre-diálogo nacional en la casa de las Naciones Unidas

• Manuel Zelaya ataca en su comunicado con todas sus fuerzas al bipartidismo con el cual llegó al poder en varias ocasiones tanto como diputado, ministro y presidente

• Vuelve a desestimar la participación de los liberales y de Luis Zelaya en un diálogo en el que él sí podría participar

Tegucigalpa-  Mediante un extenso comunicado el partido Libertad y Refundación (Libre), emitió un comunicado en el que dejaron ver su profunda molestia por la reactivación del pre-diálogo político en el que participa su excandidato presidencial Salvador Nasralla, el Gobierno de la República y los partidos Nacional y Liberal.

La misiva que es firmada por el coordinador de este partido, Manuel Zelaya Rosales, vuelve a deslegitimar el diálogo para buscar consensos y solucionar la crisis electoral, sin embargo, hoy han convocaron a un mitin al que denominaron “diálogo con el pueblo”. Además, le exigieron la renuncia al presidente Juan Orlando Hernández y que convoque a elecciones.

“El diálogo del bipartidismo inicia con un decreto afirmando que el gobierno es constitucional, desconociendo la reelección ilegal, el crimen del fraude electoral, los asesinatos y los presos políticos”, inició Zelaya Rosales.

“Libre convoca a diálogo con el pueblo, el decreto de comparsa con el bipartidismo (Nacional y Liberal) afirman en su segundo considerando que el gobierno es constitucional y está debidamente reconocido. Luis Zelaya y Salvador Nasralla aceptan de inmediato este decreto”, escribió.

Consenso

Zelaya dijo que el bipartidismo después de 15 reuniones en el pre-diálogo, repitieron hasta la saciedad que las resoluciones serían vinculantes y ahora aceptan el consenso entregando a JOH el poder del veto de las resoluciones.

“Se trata de un consenso de cúpulas, en el que unos cuántos individuos se toman la prerrogativa de vender los más altos intereses del pueblo hondureño. Ese consenso no cambiará nada en Honduras”, dijo muy pesimista el coordinador de Libre.

“Es evidente que el bipartidismo está dando pasos para reconfigurar la estructura de poder político en Honduras y para mantener incólume el sistema oprobioso de privilegios y corruptelas que ha destruido la vida de los hondureños por más de un siglo”, agregó.

Para Zelaya el Decreto Ejecutivo que firmó el presidente Juan Orlando Hernández, no es vinculante porque no menciona ni asume algún compromiso por parte del Congreso Nacional. Dijo que para Libre el Decreto es absolutamente inaceptable.

Burla

“Libre no participa de esta burla a pueblo hondureño porque desde el 7 de febrero pasado, expusimos por escrito las condiciones previas para un verdadero diálogo a través de un mediador vinculante, documento que fue entregado al coordinador de las Naciones Unidad Igor Garafulic”, indicó Zelaya.

Tal y como el mismo lo señala, desde febrero pasado condicionaron su participación en el diálogo nacional, mesas de trabajo que hasta ahora ningún miembro de Libre ha participado. Entre las exigencias de ¨Mel¨ Zelaya para que él pueda participar, la primera es la instalación de una comisión especial para investigar violaciones a los derechos humanos.

En segundo lugar, pide derecho a la verdad seguido de que no confía en la firma del presidente Juan Orlando Hernández. Insiste en que las partes del conflicto son Juan Orlando Hernández y la Alianza de Oposición, las que deben designar como mínimo un mediador. Otras exigencias es que el proceso de mediación debe ser de 30 días hábiles.

Culmina señalando que debe existir la aprobación de una Ley especial en el Congreso Nacional, la que debe incluir una clausula de sanciones políticas, económicas y sociales en el marco de la Carta Democrática Interamericana para el caso de incumplimiento del presidente Hernández.