Inicio ACTUALIDAD Afirma el presidente Hernández en ceremonia de ascensos policiales: «Prohibido olvidar que...

Afirma el presidente Hernández en ceremonia de ascensos policiales: «Prohibido olvidar que estuvimos a punto de perder el país a manos de la criminalidad»

78
0
Compartir

Tegucigalpa-«Es muy importante que recordemos de dónde venimos, dónde estamos; es casi prohibido olvidarlo, porque estuvimos a punto de perder el país a manos de la criminalidad», afirmó este viernes el presidente Juan Orlando Hernández durante la ceremonia de ascensos de la Policía Nacional, donde destacó el aporte de la institución armada en los avances del país en materia de seguridad.

El ascenso de 150 oficiales al grado inmediato superior se realizó en el complejo de la Policía Nacional de Honduras, en Tegucigalpa, en el marco de la celebración de su 139 aniversario. 

Además del mandatario de los hondureños, el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva; el magistrado de la Corte Suprema de Justicia Miguel Pineda; el ministro de Seguridad, Julián Pacheco, y diputados, entre otros, participaron en la ceremonia de ascensos policiales.

«Es prohibido olvidar que en Honduras hace unos años a muchos compatriotas se les secuestraba, se les quitaba la vida por robarles celulares; los robos bancarios, los robos de vehículos, secuestro a la orden del día, cárceles que estaban a la orden día», recordó Hernández, durante el acto donde también se realizó el traspaso de mando de la Dirección General de la Policía Nacional. 

«Quiero agradecer en nombre del pueblo de Honduras el servicio del comisionado general de la Policía, José David Aguilar Morán; de igual manera darle la bienvenida y desearle lo mejor al nuevo director general, Olvin Galo Maldonado. Nuestra confianza con ustedes; hemos trabajado con ustedes durante tanto tiempo y sé que ustedes valoran todo lo que hemos arriesgado para poder potenciar lo que es ahora la Policía Nacional», dijo.

Una Policía más cercana al pueblo

El ministro de Seguridad, Julián Pacheco, recordó que la Policía Nacional atraviesa un proceso de reformas, las que se realizan bajo el amparo de la Ley Orgánica de la Secretaría de Seguridad y con la contribución de diferentes sectores del país.

Destacó el apoyo continuo del Congreso Nacional, la Corte Suprema de Justicia, el Ministerio Público y las Fuerzas Armadas, que mediante el trabajo coordinado permiten la reducción de los niveles de criminalidad en beneficio de la población hondureña.

Como parte del proceso de reformas, se experimentó la renovación del 50 por ciento del recurso humano, así como del equipo policial y equipo tecnológico.

Las autoridades recordaron que a la par de la lucha frontal contra la criminalidad se realizó un trabajo preventivo con programas de prevención con especial énfasis en la juventud y en la niñez, y la construcción de más de 100 Parques para una Vida Mejor, mediante los cuales se impulsa la sana convivencia.

El director general saliente de la Policía, José David Aguilar Morán, declaró que ante los retos y desafíos enfrentados debido a la situación que atravesaba el país “puedo decir que hemos logrado cumplir con las expectativas”.

“Hoy contamos con una institución policial confiable, profesional, admirada y cercana a la comunidad. Para el Estado de Honduras representa gran motivo de orgullo y más porque nos posicionamos como referente en la región», agregó. 

Actualmente, la Policía Nacional de Honduras ostenta la presidencia de la Comisión de Jefes y Directores de Policías de Centroamérica, el Caribe, México y Colombia.

Entre las acciones realizadas por la Policía Nacional destacan la certificación policial y el crecimiento de la planta policial, además del incremento logístico.

En tanto, en la lucha contra la criminalidad destaca el posicionamiento de San Pedro Sula y Tegucigalpa fuera de las 30 ciudades más violentas del mundo, más de tres millones de operaciones policiales, la desarticulación de estructuras criminales, el decomiso de 13.800 armas de fuego, de las cuales 1.109 son de uso prohibido, y 9 narcolaboratorios desmantelados, entre otras acciones.

En ese sentido, el nuevo director de la Policía Nacional, Olvin Galo Maldonado, indicó que entre los desafíos que debe enfrentar están continuar con el fortalecimiento de las instituciones, así como bajar la tasa de delitos lograda a la fecha, continuar con la certificación policial y consolidar la nueva Policía Nacional.

“Aspiramos a que la Policía siga siendo referente regional, respetuosa de los derechos  humanos y que garantice los derechos individuales, seguiremos fortaleciendo el modelo de policía comunitaria”, dijo.

La seguridad no se descuida

El gobernante señaló que la seguridad no se descuida ni un segundo, ni un minuto, es una tarea permanente, y refirió que fue el descuido lo que llevó al país a convertirse en el más violento, con San Pedro Sula con el título de la capital más sangrienta del mundo, seguida en un tercer lugar por Tegucigalpa.

«Fueron  momentos muy oscuros los que vivimos; parecía que lo perdíamos todo frente a estos criminales que lograron infiltrar las instituciones en diferentes sectores de la hondureñidad», recordó.

No obstante, agregó, «estos delincuentes se enfrentaron a una voluntad política que nunca nadie había tenido y que junto a un grupo de funcionarios valientes y honestos así como miembros de la sociedad civil dispuestos a rescatar su país, creamos diferentes caminos legales y desde luego un apoyo del pueblo hondureño, ese pueblo que sufrió tanto al llegar a tener más de 86 muertos por cada 100 mil habitantes».

En este 139 aniversario de la Policía Nacional se destacaron la labor y los avances de esta institución.

«Estructuramos un equipo de fuerzas interinstitucionales para enfrentar la criminalidad, levantamos escudos terrestres, aéreos y marítimos con tecnología de punta y con apoyo de nuestros cooperantes internacionales» dijo el presidente Hernández.

Recordó, además, el cierre de centros penales y la construcción de cárceles de máxima seguridad, la destrucción de laboratorios y narcopistas, y la incautación de cantidades sin precedentes de toneladas de droga como nunca antes se había hecho.

«Depuramos y fortalecimos, equipamos y capacitamos lo que hoy es nuestra nueva Policía Nacional, una Policía Nacional donde el 60 por ciento de sus miembros están entre 20 y 35 años, una Policía estructurada, preparada y desde luego con  una estabilidad en su liderazgo político y en su liderazgo operativo», enfatizó el mandatario.

Referente a las autoridades de las fuerzas del orden, Hernández dijo que antes los ministros de Seguridad iban y venían de un mes a otro, al igual que los directores de la Policía, pero destacó que «el traspaso que hoy hemos visto manda un mensaje de esa estabilidad, de esa institucionalidad que debe continuar».

«Estoy seguro de que dejamos alta la vara, como decimos en Lempira; como se diría en la capital, el estándar queda alto, y como este es nuestro último año de servicio como presidente de la República, como ciudadano, demando de los candidatos a la presidencia de la República, diputados y alcaldes que nos vayan expresando sus ideas, sus aportes, de cómo van evitar el retroceso y, por el contrario, seguir en el proceso de mejora continua de nuestra Policía, de las fuerza de defensa y seguridad, de nuestro aparato de justicia, para no volver a retroceder aquella situación tan difícil que vivimos», expresó Hernández.

De interés

Los nuevos tres primeros mandos de la Policía Nacional:

General Director, Comisionado General Orbin Galo Maldonado

Subdirector, Comisionado General Orlyn Cerrato Cruz

Inspector General, Comisionado Jair Meza Barahona.